MUNDO ABARTH

Mundo Abarth

El regreso del campeón

La participación del Abarth 124 Rally del equipo SMC Junior Motorsport en los tramos del Islas Canarias supuso el debut del bólido italiano en una cita del Europeo. Un campeonato de relevancia internacional, en la que el escorpión hizo historia hace ya cuatro décadas por medio de su antecesor, del que ha heredado su encanto, deportividad y fisonomía: el Fiat 124 Abarth.

Un vehículo homologado como Grupo 4, la categoría que marcaba el pulso de los rallyes en aquellos años, con el que Maurizio Verini y su navegante, Francesco Rossetti, se proclamaron Campeones de Europa en 1975, reeditando así el título que habían logrado dos años antes, con el Fiat 124 Sport Spyder, sus compañeros de marca, Raffaele Pinto y Gino Macaluso.

Después de haber cosechado la temporada anterior, junto a ese mismo copiloto, dos victorias en el certamen italiano (Rally 4 Regione y Rally Alpi Orientali) y otra más a nivel continental (Rally Isla de Elba), Verini cuajó una temporada casi perfecta en el 75 al volante de su poderoso y llamativo Fiat 124 Rally de color amarillo y rojo, con el que asombró a la afición de toda Europa logrando cinco triunfos -dos de ellos, en España- sobre un total de ocho participaciones (Rally Costa Brava, Rally Stuttgart-Lyon-Charbonnières, Rally Firestone, Yu Rally, Rally de Polonia y Rally Alpi Orientali).

El piloto transalpino hizo segundo esa misma temporada en el Rally de Sanremo del Mundial, y se clasificó octavo del RAC Rally de Inglaterra con su espectacular Fiat 124 Abarth. Un vehículo que dejó su huella a mediados de los setenta, proclamándose vencedor del certamen europeo al que ha regresado ahora, gracias al continuador de la saga, el Abarth 124 Rally de SMC Júnior Motorsport, pilotado por Álvaro Muñiz y Antonio Solórzano. Un heredero nacido, igualmente, con casta de campeón.

VÍDEO: MAURIZIO VERINI – FIAT 124 ABARTH GRUPO 4

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Gonzalo de Andrés: “El Abarth 124 Rally es una maravilla”

    Lleva implícita la pasión por la gasolina en su código genético. Aunque, paradójicamente, sus padres se mostraron reticentes hacia la vocación automovilística que comenzó a albergar desde temprana edad. Aún así, Gonzalo de Andrés acabó haciendo realidad...

Un auténtico “puntazo”

Fue un adelantado a su tiempo. Un prodigio de la técnica, que transmutó los estándares establecidos hasta entonces, desde su fundación, en el departamento de competición de Abarth. Y acabó erigiéndose, gracias a su eficacia, a su fisonomía, en la primera referencia...

Lo más leído

Gonzalo de Andrés: “El Abarth 124 Rally es una maravilla”

    Lleva implícita la pasión por la gasolina en su código genético. Aunque, paradójicamente, sus padres se mostraron reticentes hacia la vocación automovilística que comenzó a albergar desde temprana edad. Aún así, Gonzalo de Andrés acabó haciendo realidad...