CERA LATEST NEWS

Cera

Un auténtico “puntazo”

Fue un adelantado a su tiempo. Un prodigio de la técnica, que transmutó los estándares establecidos hasta entonces, desde su fundación, en el departamento de competición de Abarth. Y acabó erigiéndose, gracias a su eficacia, a su fisonomía, en la primera referencia dentro de una categoría, a la postre, revolucionaria en el mundo de los rallies; la era Súper 2000.

Vehículos de tracción integral, con motores atmosféricos 2.0 de cuatro cilindros, concebidos principalmente para los certámenes nacionales de los países europeos, entre los cuales el Fiat Abarth Grande Punto dejó hace ahora diez años una huella imborrable. Tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Concebido a finales del primer lustro del nuevo milenio por el técnico italiano Andrea Adamo, se convirtió desde su presentación en sociedad, allá por 2005, en el escorpión más avanzado y sofisticado de cuantos habían sido construidos hasta ese momento en la fábrica de Turín. Atributos ambos derivados tanto de su estética como de sus capacidades mecánicas, que pronto se pusieron de relieve sobre los tramos.

Desde su debut oficial en competición, a lo largo de la temporada 2006, el Fiat Abarth Grande Punto S2000 causó sensación entre el público, conquistando ya, por aquel entonces, éxitos internacionales de primer orden en el Intercontinental Rally Challenge (un certamen con gran cobertura televisiva, impulsado por Eurosport Events), el Campeonato Italiano (con Paolo Andreucci) y el Europeo, donde el escorpión volvió a coronarse aquella campaña, en manos de Giandomenico Basso, 31 años después de que Maurizio Verini se proclamara campeón continental pilotando el inolvidable Fiat 124 Abarth Rally.

Ambos títulos se refrendaron en 2007, y se extrapolaron a su vez a otros países europeos como el nuestro, donde Miguel Fuster ganó hace ahora una década a los mandos de una unidad tutelada por Fiat Auto España, con la que el piloto de Benidorm ejerció aquel año como piloto de referencia dentro del ámbito nacional, cosechando tres triunfos (Rallye La Vila Joiosa, Rallye de Ourense y Rallye Costa Brava) y dos podios (Rally Rías Baixas y Rally Villa de Llanes) que le reportaron su segundo título nacional, al término de una de las temporadas más intensas y emocionantes que se recuerdan.

Así pues, el Súper 2000 de Abarth resultó, a todos los niveles, un éxito. Un auténtico “puntazo” desde que la marca lo lanzó a los tramos, donde el musculoso vehículo italiano se mantuvo victorioso hasta la fase final de su desarrollo, en 2011, completando hasta ese momento, durante un ciclo de apenas cinco años, una hoja de resultados impecable, con más de una veintena de triunfos en el Europeo (entre ellos, el Rally Príncipe de Asturias de 2008; en la foto), que convirtieron al Grande Punto, a principios de la presente década, en el escorpión más laureado de la era moderna.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

El Abarth Rally Team comienza la temporada con victoria

El proyecto deportivo que ha conformado Abarth para la temporada 2018 del Campeonato de España de Rallies de Asfalto (CERA) no podría haber comenzado de mejor manera que con una secuencia de resultados como la que han encadenado en la prueba inaugural del programa,...

Madrid, última prueba de #AbarthRally

El Rally Comunidad de Madrid-RACE echa el telón este fin de semana al Campeonato de España de Rallies de Asfalto (CERA) 2017, y, por ende, también, a la primera edición de #AbarthRally. Después de haber celebrado cuatro pruebas presenciales a lo largo de la temporada...